Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 12 de enero de 2012

Razón vs Corazón






Porque todos muchas veces en la vida, sentimos ese conflicto que existe entre la razón y el corazón... 

Una de las constantes luchas del ser humano está en tratar de mantener constantemente el equilibrio entre la razón y el corazón… 

El corazón nos hace actuar por impulsos, sin pensar los pasos que damos, lo que decimos o lo que hagamos; simplemente nos dejamos llevar por lo que sentimos y lo que nos dictan nuestros latidos. 
Pero seguir el corazón implica muchas veces perder la razón; hay quienes cometen locuras por amor o por decepción; y arruinan sin darse cuenta su vida, tan solo por hacerle caso al corazón. 

Tampoco podemos convertirnos en solo razón, que todo lo piensan, lo cuantifican y analizan; sin darnos la oportunidad de escuchar lo que nos dice el corazón… Hay también que permitirnos sentir, experimentar, arriesgarnos a amar y ser amados, darnos la oportunidad de estar enamorados, mantener siempre encendida la llama de la ilusión… tenemos humanidad, lo que significa que hay momentos en nuestra vida en los que hay que reír y llorar, enojarnos, llegar a temer, cansarnos o por el contrario sentir que podemos hacer lo que nos proponemos; porque el descubrir y aceptar la propia fragilidad, nos hace sensibles y comprensivos a lo que sienten y experimentan los demás… 

Pero siempre antes de dar pasos decisivos en nuestra vida hay que colocar en una balanza la razón y el corazón; ver que lo que arriesgamos o perdemos si nos dejamos llevar tan solo por lo que sentimos o lo que creemos necesitar por amor; de igual modo, no dejar que todo sea analítico sino también darle la oportunidad de hablar al corazón; hay que ser realistas y objetivos a la hora de determinar qué es lo que realmente tiene más peso y valor… 

Se convierte en una crisis existencial esa lucha interna de la razón vs. corazón; porque muchas veces creemos que siguiendo al corazón encontraremos la paz y la felicidad; pero esos impulsos nos pueden hacer perder nuestra estabilidad mental, así como personas, oportunidades, cosas que eran clave en esa realización que tanto anhelamos encontrar… 

Tampoco podemos ser solo cerebro y razón; el quedarnos simplemente pensando o analizando puede hacernos estancar, dejar pasar de largo los sueños y la oportunidad de poderlos realizar; qué complicado se hace todo esto, ¿cómo saber entonces de qué manera actuar?... Hace bien escuchar consejos de quienes los saben dar, pero no dejar que nuestras decisiones sean simplemente lo que dicen los demás; porque las consecuencias de nuestros actos son solo responsabilidad nuestra y de nadie más; no podemos culpar a otros de lo que hicimos o lo que dejamos pasar…

Nadie.




Nadie alcanza la meta con un solo intento, ni perfecciona la vida con una sola rectificación, ni alcanza altura con un solo vuelo. 
Nadie camina la vida sin haber pisado en falso muchas veces. 
Nadie recoge cosecha sin probar muchos sabores, enterrar muchas semillas y abonar mucha tierra. 
Nadie mira la vida sin acobardarse en muchas ocasiones, ni se mete en el barco sin temerle a la tempestad, ni llega a puerto sin remar muchas veces. 
Nadie siente el amor sin probar sus lágrimas, ni recoge rosas sinsentir sus espinas. 
Nadie hace obras sin martillar sobre su edificio, ni cultiva amistad sin renunciar a sí mismo. 
Nadie llega a la otra orilla sin haber ido haciendo puentes para pasar. 
Nadie deja el alma lustrosa sin el pulimento diario de la vida. 
Nadie puede juzgar sin conocer primero su propia debilidad. 
Nadie consigue su ideal sin haber pensado muchas veces que perseguía un imposible. 
Nadie conoce la oportunidad hasta que ésta pasa por su lado y la deja ir. 
Nadie encuentra el pozo del placer hasta caminar por la sed del desierto. 
Nadie deja de llegar, cuando se tiene la claridad de un don, el crecimiento de su voluntad, la abundancia de la vida, el poder para realizarse y el impulso de sí mismo. 
Nadie deja de arder con fuego dentro sin antes saber lo que es el calor de la amistad. 
Nadie deja de llegar cuando de verdad se lo propone. 
Si sacas todo lo que tienes y confías en ti, esfuérzate! porque... 
Vas a llegar!.
Gokú me enseño a nunca rendirme, a pesar de las circunstancias





Sin dragon ball ninguno hubiese sabido que desde pequeño uno puede ganarle a algo mayor,a pesar del tamaño,la fuerza,etc 
 
Con dragon ball z todos tenemos un heroe en el anime,que nos representa a cada uno


Con dragon ball z, aprendí que hasta el mas fuerte llora y que hay que afrontar esos momentos.

Vegeta me enseño a dejar el orgullo de lado.